MONTAJE DE LA CORTINA KUME SOBRE LA APERTURA DE VENTANA 
El método utilizado depende principalmente del tipo de superficie sobre la cual se fija el listón superior.
Si esta superficie es de madera, la cortina se puede montar simplemente con dos o tres clavos o tornillos.

Si esta superficie es de aluminio o PVC, se puede montar la cortina con tornillos de rosca o con cinta velcro, pegando una cara en el marco de ventana, y la otra con grapas a la parte superior del listón).

Cuando la cortina está cerrada, lo ideal es que entre la cortina y el vidrio quede un espacio de 2 a 4 cm.



APERTURA Y CIERRE DE LA CORTINA
La forma más fácil para abrir y cerrar la cortina es enrollarla o desenrollarla de forma manual: la operación es simple y tarda unos 15 segundos. Para mantener la cortina enrollada, se puede utilizar uno o dos lazos simples como los que se muestran más abajo. El número de lazos necesarios depende del ancho de la cortina: por lo general, se usa un lazo para una cortina que mide hasta 1,5 metros de ancho.

Esta forma de abrir y cerrar manualmente las cortinas se realiza fácilmente siempre que se pueda alcanzar una altura de unos 15 cm por debajo del punto de fijación del listón superior a la ventana. Si la ventana es más alta, esto puede representar un pequeño inconveniente. Desafortunadamente, el uso de los cordones que se utilizan normalmente en persianas o roll-up de bambú, no es viable en las cortinas Kume. Esto se debe a que las cortinas Kume son bastante gruesas y tienen que adherir contra los costados del vano de la ventana, lo que dificulta el enrollado con el auxilio del sistema de cordones

Actualmente, la única manera de enrollar las cortinas Kume es hacerlo manualmente. Sin embargo, estamos trabajando para encontrar una solución a este inconveniente y tenemos la certeza de lograrlo en un futuro próximo. Mientras tanto, si tiene problemas para acceder a la parte superior de la ventana, puede utilizar un pequeño taburete que, aunque puede resultar un poco incómodo, es también un pequeño precio a pagar para mantener su hogar cálido y sus facturas de calefacción controladas durante los largos meses de invierno